El día de hoy mucha gente se encuentra celebrando la ya tan famosa “festividad”: día del Amor y la Amistad, día de los Enamorados o día de San Valentín, el nombre que prefieran. El concepto aparentemente principal de este día es el AMOR, pero ¿hasta qué punto es cierto esto?

Hace unos días me topé con un Palacio de Hierro (la tienda departamental, no un verdadero palacio… por si había dudas) que en sus grandes aparadores mostraban anuncios publicitarios con la leyenda “Demuéstrame cuantos quilates me quieres… San Valentín 2010”, en ese momento no pude hacer más que reírme pues me parece que es una de las más claras muestras de que este día tan celebrado por la gente, ha pasado a ser definitivamente otro producto comercial más del capitalismo. ¿Por qué? A mí me parece evidente la forma en que la gente le ha dado un sentido totalmente material a este día, dejando de lado el aparente verdadero significado: el amor y la Amistad, dos conceptos que hoy en día están bastante olvidados por gran parte de la población a nivel mundial.

Por supuesto que todos en algún momento nos hemos visto envueltos en este concepto materialista, vaya, ¿a quién no le gusta recibir un regalo? Y yo no digo que eso sea lo malo, sería hipócrita de mi parte decir que no me agrada que me den un regalo o que no he hecho, en algún momento, un esfuerzo por encontrar el regalo perfecto para esta fecha, sin embargo, esto va más allá. No es el regalo, sino el significado. Hoy en día todo se trata de dinero, y por supuesto, el regalo más caro es curiosamente el más lindo o el más apreciado, o ¿a quién no le ha sucedido quedar opacado por alguien que cuenta con más recursos económicos? Yo siempre he creído que lo que importa de un regalo es el detalle, el sentimiento con el que se da y la persona de quien viene o a quien se dirige, eso es lo que hace un buen regalo, y afortunadamente hay personas que lo siguen pensando igual.

Por otro lado está la cuestión de los sentimientos supuestamente celebrados. Surge entonces la eternal pregunta: ¿por qué es necesario un día para celebrar el amor, para hablarle a un amigo, para decirle a alguien que lo (la) amas, para regalar una flor, etc.? Es una muy mala costumbre que tenemos como sociedad, siendo que estos sentimientos y valores son los que deberíamos “celebrar” a diario, pues es lo que más se necesita para que este mundo salga adelante. Alguna vez lo dijo John Lennon: “I want you to make Love, not War…”, lamentablemente nos esforzamos por hacer exactamente lo contrario.

Así pues, sin el ánimo de otras ocasiones para celebrar esta fiesta de nuestro ya tan adorado capitalismo, me despido con un poema del maestro Jaime Sabines un gran sabio del amor y de todo lo que viene con él: alegrías, tristezas, pasión, soledad, etc., pero bueno eso es un tema para después =).

ME DOY CUENTA QUE ME FALTAS

Me doy cuenta de que me faltas

y de que te busco entre las gentes, en el ruido,

pero todo es inútil.

Cuando me quedo solo

me quedo más solo

solo por todas partes y por ti y por mí.

No hago sino esperar.

Esperar todo el día hasta que no llegas.

Hasta que me duermo

y no estás y no has llegado

y me quedo dormido

y terriblemente cansado

preguntando.

Amor, todos los días.

Aquí a mi lado, junto a mí, haces falta.

Puedes empezar a leer esto

y cuando llegues aquí empezar de nuevo.

Cierra estas palabras como un círculo,

como un aro, échalo a rodar, enciéndelo.

Estas cosas giran en torno a mí igual que moscas,

en mi garganta como moscas en un frasco.

Yo estoy arruinado.

Estoy arruinado de mis huesos,

todo es pesadumbre.

Anuncios