¿Qué tal? Hoy damos la bienvenida a nuestro primer colaborador: Christoph (teníamos un mejor sobrenombre pero… la neta se me olvidó y no lo apunte, ja, pero ya le pondremos algo). Como prometimos, este espacio permite la libre expresión, y como podrán notar en este post, se trata de una opinión polémica que personalmente no comparto en su totalidad. Sin embargo, me parece muy interesante ya que se trata de una opinión más, podemos debatirlo, podemos comentarlo, o simplemente dejar que pase inadvertido. La decisión es suya… He aquí el post…

Ésta tarde me encontraba leyendo una opinión en la página del periódico “El Universal” que me pareció algo interesante.

Todos recordaremos el “grandioso” episodio que protagonizó nuestro “bien amado” presidente ‘Felipillo’ en Ciudad Juárez… ‘que yo no estoy contenta de verlo’, ‘que quiero justicia’, etc., etc., pero comentaré un poco el trasfondo del asunto y la razón por la cual, la anteriormente nombrada crítica, me dejó pensando.

Sabemos que estamos inmersos en una absoluta impunidad e inseguridad en el país, pero que en el norte (al menos en éste caso) es demasiado por lo que están pasando los connacionales, entre la violencia y crimen creciendo a pasos agigantados, el aumento irracional en el consumo de drogas y algunas otras cosas, que repito, se da en todo el país, nadie está exento de ello, están sumidos en una situación compleja.

Pero, ¿quién es el verdadero culpable de todas éstas y demás situaciones que he mencionado anteriormente?

La respuesta lógica a esto, pero que casi nadie lo quiere decir, es que son y cito: “los jefes de los cárteles de la droga, del crimen organizado y los autores materiales son los sicarios al servicio de esas bandas”, en pocas palabras, los delincuentes que lo hacen.

Pero mucha gente se va a lo más sencillo, a lo que están “programados” desde hace años, culpar al gobierno de todo lo malo que les pasa, porque es más fácil así.

Quiero dejar en claro que esto NO es una defensa al gobierno, porque la verdad en muchas cosas le falta por mejorar y algo en lo que peca de hacerlo, que a su vez es lo más grave, es en ser un ente demasiado ineficaz, que no actúa como debería de hacerlo.

Básicamente lo que quiero decir es que no está mal señalar al gobierno por inútil o poco eficaz, sino que tampoco hay que crucificarlos cuando ellos no son los que jalan el gatillo o venden la droga a la gente, digamos que es una culpa compartida, ¿por qué no hacer manifestaciones contra los autores intelectuales y materiales de las desgracias, los verdaderos culpables?

También me hizo pensar en lo que ha sucedido últimamente con las inundaciones y que, como a pocos (o muchos :D) de los que lean esto, nos terminó afectando.

Mucha gente culpa al gobierno de lo que pasó, que no mantienen a la ciudad “como se debe” y puede que tengan algo de razón, pero no es toda su culpa, parte de ese mantenimiento nos compete a nosotros.

Veamos un poco a nuestro alrededor, hagamos aunque sea un mínimo esfuerzo para modificarlo, por ejemplo, a la señora o niño que está en la calle comiendo lo que sea y tira la basura al suelo, que ésta finalmente llegará a las coladeras y terminará por tapar drenajes. Muchos dirán que es una exageración, pero de poco en poco, suceden las cosas grandes.

Con todo esto, no quiero decir que no nos quejemos de todo con el gobierno, sino que seamos un poco consientes de lo que pasa en realidad, pensemos un poquito antes de hacer las cosas precipitadamente.

Finalmente, “todo depende del cristal con que se mira”, o ¿no?

Anuncios