Saludos. El título de este texto puede parecer un tanto alarmista, puede dar la idea de que se tratará un tema que en realidad nadie quiere siquiera imaginar, sin embargo, va más allá de un desastre natural que se avecina. Mucho se ha hablado en las últimas semanas de que en México nos espera una catástrofe natural similar a la que han vivido Haití y Chile en los últimos meses. Diversas versiones aseguran que en este año sufriremos no sólo un terremoto, sino que la intensidad del mismo provocará un maremoto que dejará casi destrozada la costa del pacífico en México.

Personalmente, creo que esto es muy posible y que efectivamente en este año México recibirá en ya tan “choteado” Bicentenario con una situación de estas. Sin embargo, a mi lo que me preocupa no es el hecho de que suceda un desastre de grandes magnitudes, creo que el peor desastre ocurrirá post-terremoto. ¿Por qué? Basta con ver lo que ha sucedido en Haití, durante varios días reinó la anarquía puesto que no era un país preparado para enfrentar una situación así, su gobierno jamás lo previó, sin mencionar la situación económica. Entonces, ¿a caso México está preparado para enfrentar una situación de desastre natural tan grande? En mi opinión: NO.

Dudo mucho que se tenga un buen plan de contingencia para enfrentar un terremoto que no sólo afectaría a la costa del pacífico, sino también a la Ciudad de México, simplemente para su famosa “Influenza AHLNL…” se tomaron medidas sacadas de la manga, sin un verdadero análisis de consecuencias previo. ¿Cómo voy a confiar en que mi gobierno esta preparado para ayudar y organizar un país en medio de un desastre, si ellos mismos en estos momentos sufren terremotos internos que no hacen más que mermar la credibilidad en el gobierno? Bueno, eso si aún hay alguien que cree en ellos, yo no. Porque eso de andar metiendo piñatitas a la Cámara de Diputados es una verdadera mamada, ¡la verdad!, por muy cierto que sea el hecho de que son unos mentirosos. Esto, claro, sin menospreciar a la piñata que me parece trabajó más ese día que cualquiera de los presentes en San Lázaro. Eso como primer punto.

Por otro lado, el sistema de salud pública, ¿estará preparado para atender heridos, muertos, personas en shock, etc., etc.?  Muchas instituciones carecen de recursos para atender cualquier tipo de eventualidad desde suturar una herida leve hasta realizar una intervención quirúrgica importante. Creo que sería una cosa más por la cuál preocuparse, ¿a caso tenemos un botiquín de primeros auxilios en nuestros hogares?

Cabe mencionar también a las demás figuras de seguridad pública: policías, cuerpo de bomberos, incluso el ejército. Sinceramente, no creo que nos brinden la seguridad de que estarán aptos para auxiliar a la población, no pretendo generalizar pero en el caso de la policía ¿tendremos que pagar mordida para que nos brinden auxilio?, ¿el cuerpo de bomberos es el suficiente para atender todas las emergencias que podrían suceder? Es claro que no se puede tener ni pedir una cobertura tan amplia, pero todo depende de un plan, desde el cómo actuar, con qué, con quienes… Y pensando en el ejército, imaginemos un escenario de anarquía en la ciudad de México (seamos sinceros lo primero que se dispararía sería la delincuencia… sí, aún más), el ejército seguramente saldría a las calles a protegernos de la misma forma en que lo hacen en el norte del país ¿o no? Eso si que es de preocuparse. (si no se notó el sarcasmo en eso último… hay que leerlo de nuevo :D).

Ahora bien, mucho se ha mencionado que nuestro querido “Pipo” Calderón quiere vender el territorio nacional. Bien, si sucede un desastre de grandes magnitudes imaginemos otro escenario: la Ciudad de México devastada, el 60% de la costa del pacífico destrozada, falta de servicios públicos, falta de atención médica adecuada, se necesitan alimentos, techo, ropa, etc. Pensando en el aspecto económico, imaginen la cantidad de empresas que podrían verse golpeadas por esta situación: edificios y máquinas dañadas, falta de empleados. Las pequeñas y medianas empresas podrían incluso morir en ese instante. El turismo se vería nuevamente golpeado. ¿Qué necesitamos? Dineeeeero. ¿Y quién tiene dinero en México? Slim jaja pero como el hombre más rico del mundo que es, no hizo esa fortuna ayudando gratis a la gente. Así que, es el momento adecuado para que el vecino del norte actúe y venga en nuestro “auxilio”. Sería una buena oportunidad para que EUA entre de manera importante (todavía más) en México, aprovechando la cercanía con el país. Recordemos la ecuación más simple de este mundo Dinero = Poder…

Ante esto, creo que sería una forma muy interesante de llegar al “añorado” Bicentenario ¿no creen? ha 200 años del inicio de la lucha de independencia (no 200 años de independencia, ojo), se termina la tan vitoreada independencia de México, jaja. Lamentablemente, no aprendemos de la historia, y la gente que está en el poder es a la que menos le interesa la historia, hemos tenido grandes héroes en estos 200 años, pero lamentablemente hoy en día solo sirven para hacer una fiesta en su honor o como pretexto para poner un nombre a una calle.

Finalmente, creo que la preparación tendrá que ser personal, dentro de nuestros círculos sociales pues es posible enfrentarse a esta situación, y también es posible salir adelante solo se necesitan un par de cosas: humanidad y hermandad, y esto no tiene nada que ver con la gente…

“La gran masa del pueblo… puede caer más fácilmente víctima de una gran mentira que de una pequeña.”

– Adolf Hitler

Anuncios